Volver

Trastorno General del Desarrollo

Se trata de un conjunto de trastornos caracterizados por retrasos y alteraciones cualitativas en el desarrollo de las áreas sociales, cognitivas y de comunicación, así como un repertorio repetitivo, estereotipado y restrictivo de conductas, intereses y actividades.

En la mayoría de casos, el desarrollo es atípico o anormal, desde las primeras edades siendo su evolución crónica. Sólo en contadas ocasiones las anomalías se presentan después de los cinco años de edad.

Se divide en cinco categorías:

  • Síndrome autista (autismo de Kanner)
  • Síndrome de Rett
  • Trastorno desintegrativo de la infancia
  • Síndrome de Asperger
  • Trastorno generalizado del desarrollo no especificado

Los trastornos generalizados del desarrollo (TGD) tienen en común una asociación de síntomas conocida con el nombre de tríada de Wing:

  • trastornos de la comunicación verbal y no verbal
  • trastornos de las relaciones sociales
  • centros de interés restringidos y/o conductas repetitivas

La severidad de los síntomas varía de una persona a otra, de ahí la subdivisión actual en 5 categorías. Es variable en el transcurso de la vida, con una relativa tendencia espontánea a la mejoría incluso en ausencia de una responsabilidad educativa específica, pero esta evolución espontánea favorable sigue en general siendo muy leve salvo en las formas menos severas, y excluyendo el síndrome de Rett, cuya evolución neurológica es particular.

Por tanto, es posible que varias personas que presenten dificultades de intensidad muy variables reciban el diagnóstico de TGD. De ahí la noción de "espectro autista" para designar la extensión de los trastornos característicos de los TGD.

Los T.G.D. constituyen un espectro muy heterogéneo en el que el Autismo tiene un papel protagonista dadas sus particulares características. Habitualmente T.G.D. y Autismo se utilizan en la práctica de forma sinónima (recordar que el Autismo está integrado dentro de los T.G.D.)

Actualmente, tiene mayor uso la denominación de T.E.A. (Trastornos del espectro autista) para referirnos a este conjunto de trastornos que comparte una sintomatología común.

Otros aspectos clínicos que se presentan en distintos niveles según el caso, son la coordinación motriz, hipotonicidad, alteraciones de la percepción y déficits atencionales.

Es importante destacar que dentro de los T.G.D. podemos distinguir aquellos que cursan con cuadros antes de los tres años de edad y que forman parte del Autismo típico, de aquellos que tras un curso evolutivo "normal" de inicio desarrollan los síntomas a partir de los tres años (formas atípicas).

Presenta mayor incidencia en varones (3-4/1), si bien parece que cuando se registra en mujeres suele cursar con una sintomatología más severa.

Respecto a la prevalencia se establece alrededor de 4 a 7 de cada 10.000 niños aproximadamente.

Causas:

Las causas son variadas, encontramos: factores genéticos y neurobiológicos; las infecciones virales (durante el primer trimestre del embarazo, siendo las más frecuentes rubeola, toxoplasmosis, sífilis y varicela ).

Por su parte las complicaciones durante el parto como la hipoxia, isquemia y la hemorragia intracraneal también se han señalado como posibles causas de autismo de origen prenatal y que afectarían sobre todo a fetos de bajo peso. Otra posible causa observada es que los padres de niños autistas tienen una mayor exposición y manejo de productos químicos, mostrándose éstos como un factor de riesgo, así como una elevada incidencia de hipotiroidismo entre dichos padres, y una mayor infertilidad y abortos entre las madres de estos niños.

Signos y Síntomas:

Hay patrones de síntomas comunes que pueden observarse, raramente un niño los presentará a todos en el mismo grado o intensidad. En algunos niños dichos síntomas pueden presentarse de forma leve, en otros pueden adoptar una forma mucho más severa afectando a todas las áreas de su vida.

Estos síntomas se agrupan en las siguientes áreas:

  • Conciencia y orientación: la claridad de su conciencia se encuentra muy limitada. La orientación temporal-espacial y respecto a sí mismo se hallan gravemente.
  • Atención y memoria: se encuentran muy dispersas o contrariamente muy selectiva para áreas de interés muy concretas. A pesar de ello suelen estar atentos a los detalles del entorno pero sin poder interpretar los significados más abstractos de las cosas. Existen unas capacidades especialmente elevadas en cuanto a memorización, y aptitudes viso-espaciales, no obstante, la memoria, funciona de forma irregular en sus rendimientos viéndose muy influenciada también por el interés que pueda despertar en el niño la actividad concreta.
  • Capacidad intelectual: alrededor de un 40% de los niños con T.G.D. tienen un coeficiente intelectual por debajo de 50 (Retraso moderado, severo y profundo). Un 30% estaría alrededor de 70 (retraso ligero).
  • Afectividad y comportamiento social : la mayoría de los niños tienden a evitar el contacto ocular demostrando poco interés por la voz humana. Ya de pequeñitos no alzan los brazos a sus padres para ser levantados (no anticipan). No demuestran interés por la voz humana y parecen indiferentes al afecto no mostrando signos externos emocionales. El vínculo de apego no se establece como sería de esperar y no se produce la ansiedad de separación tan habitual en la primera infancia. La ausencia de miedo ante peligros reales o imaginarios suele estar presente lo que unido a un alto umbral de dolor hace que estos niños sean muy vulnerables a sufrir accidentes de todo tipo. Por regla general hay rechazo a jugar con otros iguales y al establecimiento de relaciones sociales. A medida que crecen, a pesar de que pueden crear vínculos de afecto o aceptación con sus padres u otros (cuidadores, educadores...) seguirán con los problemas de relaciones con sus iguales. La incapacidad comunicativa surge por no poder comprender que las demás personas tienen mente, inteligencia, sentimientos, etc.
  • Lenguaje y pensamiento : las alteraciones del lenguaje son uno de los síntomas más significativos y van desde la ausencia de comunicación a una comunicación verbal anómala con alteraciones en la producción del habla en cuanto al volumen, tono, ritmo, entonación. Las frases pueden ser telegráficas y distorsionadas confundiendo palabras con sonidos similares o inventando palabras nuevas. En la primera infancia, los niños con T.G.D, pueden desarrollar el hábito de tirar de la mano de algún adulto para acompañarlo hacia el objeto que desean. Raramente afirman o niegan con la cabeza para acompañar alguna respuesta verbal. Son también menos proclives a imitar las acciones de sus padres que los otros niños. La comprensión del lenguaje puede estar afectado en grado variable
  • Sensopercepción : Las respuestas frente a la diferente información sensorial que les llega a sus órganos es también anómala. Algunos niños parece que están sordos o tienen deficiencias visuales por lo que son objeto a edades tempranas de todo tipo de revisiones oftalmológicas. El umbral del dolor es muy alto por lo que no suelen quejarse tras sufrir accidentes, caídas o estar enfermos. Algunos sonidos pueden hacerles disparar una alegría incontrolable ensimismándose en la audición de ciertos tipos de música (en especial la sinfónica, si bien cada niño tiene sus preferencias), rechazando, en cambio, otras sin motivo aparente. Paralelamente algunos ruidos "insignificantes" (caída de agua en la bañera, un trozo de papel adhesivo que se arranca, etc...) puede producirles verdadero temor. Es como si hubiera una sensibilidad diferencial según la frecuencia y/o intensidad del sonido. Algunos niños pueden pasar largos períodos de tiempo tocando con las manos una determinada textura o efectuar estereotipias (acciones improductivas que se repiten sin ningún fin determinado) con objetos o partes de ellos (p.e. las ruedas de un coche de juguete). Las sensaciones táctiles son también experimentadas con los pies. La sensación de tocar diferentes superficies con los pies descalzos suele resultar de gran interés para ellos. El juego obsesivo con la arena de la playa ya siendo pisándola o cogiéndola con la mano y dejando que se escape poco a poco entre los dedos, pueden ser actividades que les atraigan especialmente. También pueden mostrar interés por sensaciones olfativas oliendo a personas u objetos.
  • Psicomotricidad : Junto a síntomas de hiperactividad y déficit atencional se registra una falta de iniciativa total. La conducta motriz no persigue ningún fin determinado o comprensible para el adulto. El desarrollo de la motricidad gruesa y de la habilidad para usar movimientos coordinados y finos en ambas manos puede llegar a ser adecuada. Son muy características las anomalías posturales y la conducta motora estereotipada (aleteo, andar de puntillas, etc...). Niños y adolescentes pueden alternar a lo largo del día períodos de cierta tranquilidad motora, con conductas de huida o agitación sin motivo aparente o a causa de una sobre-estimulación sensorial al verse rota su rutina o visitar espacios o lugares novedosos.
  • Trastorno, impulsos, conducta anómala : Son frecuentes los problemas en la inducción o mantenimiento del sueño o el despertar con movimientos de balanceo. De lactantes suelen ser fáciles de tratar mientras se les deje en su cama o en su habitación, siendo catalogados por sus padres de tranquilos, "muy buenos", que apenas dan un ruido. En algunas ocasiones, ocurre lo contrario, describiéndose niños inquietos, irritables, que se pasan el día chillando y que parecen necesitar pocas horas de sueño. Muestran auto-agresividad acompañando a crisis de agitación. Su alimentación es anómala y oscila entre el rechazo activo al intento de alimentarles, a consumir todo tipo de alimentos no comestibles (conductas de pica).

Diagnóstico:

La evaluación de los niños con T.G.D. requiere un enfoque multidisciplinario. En primer lugar la evaluación médica y neurológica con una historia clínica detallada desde el nacimiento, con exámenes o pruebas físicas y neurológicas. En algunos casos será necesaria la realización de estudios genéticos.

Otras pruebas complementarias pueden ser: electroencefalograma , escáner cerebral, resonancia, etc... Según criterio médico, ya que el trastorno puede cursar con convulsiones, crisis epilépticas u otros síntomas a nivel orgánico.

La evaluación psicológica incluye: la expresión oral, la motricidad, la capacidad sensorial y cognitiva. Evaluándose el área social y comunicativa, área cognitiva y motora, hábitos de autonomía, comida e higiene y las conductas de eliminación o instauración. Otras áreas de interés a la hora de evaluar son la familiar y la escolar. En la primera hay que conocer cuales son las necesidades de la familia, cómo les ha alterado su vida cotidiana, cómo han aceptado el diagnóstico y, en el caso de que haya hermanos, cómo se lo han explicado.

Si el niño asiste a una guardería o escuela se deberá también recoger información acerca de su funcionamiento en estos lugares mediante entrevista a los maestros o cuidadores y estableciendo también registros conductuales si son necesarios.

Tratamiento:

En general, los niños con T.G.D. comparten muchos de los síntomas de disfunción social y comunicativa que presentan los del Trastorno Autista. No hay una única terapia que funcione bien para todos los niños. La mayoría de profesionales y familias utilizan un conjunto de métodos que incluyen la modificación de conducta, educación estructurada, medicación de algún tipo, etc... En conjunto todas estas técnicas van encaminadas a minimizar el impacto de los comportamientos negativos que interfieren en el aprendizaje del niño, al tiempo que procuran estimular las conductas más normalizadas.

En general podemos afirmar que, el tratamiento o la intervención en los T.G.D. debe hacerse en función de los síntomas y características de cada persona y no en función del diagnóstico en sí mismo. Es necesario el enfoque de cada caso como único.

La intervención debe ser multidisciplinaria con psicólogo, neurólogo, pediatra, logopeda, fisioterapeuta y maestros especializados, en coordinación y participación de la familia en un clima favorable. El colegio de educación especial o, la escuela ordinaria serán también elementos vitales en la intervención psicoeducativa.

Siempre consulte a su médico de cabecera para un correcto diagnóstico y tratamiento.

Artículos relacionados:

[X] Cerrar

TERMINOS Y CONDICIONES.

Bienvenido a nuestro sitio web. Nosotros en DoctorVid.com y Los chañares srl agradecemos su interés por nuestro sitio.

Por favor lea este documento detenidamente antes de acceder o usar el sitio. Accediendo o usando el sitio, usted acuerda a los términos y condiciones establecidos en este documento, incluyendo todas las leyes y regulaciones aplicables sobre marcas y patentes. Si usted no esta de acuerdo con estos términos, por favor no utilice el sitio. Los chañares srl se reserva el derecho de modificar o enmendar los términos de este contrato en cualquier momento. Así Usted acuerda, cada vez que acceda al sitio al acuerdo de términos y condiciones vigente.

Este sitio es propiedad y es operado por Los chañares srl, quien posee los derechos nacionales e internacionales de marca. Usted NO podrá usar el material en el sitio web por ningún otro propósito que por el provisto explícitamente en este documento. Cualquier otro uso será considerado una violación de los derechos de propiedad intelectual y/o de marca.

El uso de este sitio esta intencionado para uso personal, usos no-comerciales internos (a menos que alguna licencia específica haya sido emitida). Esta es una licencia revocable, no una transferencia de titularidad. Usted no podrá modificar los materiales o usarlos para ningún propósito comercial, o hacer uso público del material, venta o alquiler.

Usted asume total responsabilidad y riesgo por el uso del sitio y de internet. Los chañares srl provee el material y la información “TAL CUAL” y no hace o expresa o implica ningún tipo garantías, representaciones o promociones en cuanto al sitio. Los chañares srl no será responsable por ningún costo o daño proveniente del uso directo o indirecto del sitio web. Usted entiende que Internet está lleno de material sin editar, alguno de los cuales son de naturaleza sexual y pudiera ofender a algunas personas. Usted accede a este material a su propio riesgo. Los chañares srl no tiene control ni acepta responsabilidad alguna por dichos materiales.

LÍMITE DE RESPONSABILIDAD.

En ningún evento Los chañares srl será responsable por las consecuencias devenidas del uso directo o indirecto del material en el sitio.

Usted acuerda a defender, indemnizar y proteger Los chañares srl sus directores, empleados y agentes de cualquier reclamo o acción legal incluyendo, sin límites, costos legales y contables que pudieran surgir del uso del material que usted pudiera haber violado en el acuerdo de términos y condiciones.

[X] Cerrar

Login Médico - Próximamente disponible

Aquí, los profesionales de la medicina contarán con un espacio de debate e intercambio de información único en su estilo. Así, un médico de cualquier parte del mundo podrá, luego de registrarse, subir material, ya sea un video, un estudio que esta realizando, o un caso que quiere compartir; y cualquier otro profesional, registrado también en el sitio, podrá aportar información o su punto de vista al respecto.